post

Cualquiera de las artes marciales están orientadas a niños/as que pretenden realizar un deporte, y que a su vez les aporte unos beneficios en varios ámbitos fundamentales para el desarrollo tanto psicomotriz como cognitivo. Las artes marciales propician a los niños y niñas diferentes técnicas de autodefensa además de generar mayor control del cuerpo, la mente y desarrollar sentimientos de confianza en uno mismo. El deporte, más aún estas técnicas, ayudan a los niños y niñas a conocer su cuerpo, sus posibilidades y, por supuesto, sus límites. El entrenamiento en artes marciales contiene muchas lecciones prácticas sobre actitud y seguridad personal. Está demostrado que la práctica de artes marciales mejora la concentración ya que se requiere de ésta para la práctica de sus ejercicios.

La práctica de artes marciales en los niños provoca una mejora del desarrollo motriz aumentando en alto grado el nivel coordinativo del niño, así como también consigue mejorar enormemente cualidades como la elasticidad, velocidad, equilibrio, fuerza, etc. Por tanto, en su base, tanto el Kárate, Judo o Taekwondo son actividades deportivas de las que obtendremos chavales/as con un equilibrio y un afán de superación que les acompañará durante mucho tiempo, ya que el Karate, Judo o Taekwondo practicado a largo plazo es una forma de vida.

El objetivo principal de la actividad es iniciar al alumnado en la práctica del arte marcial, conseguir la coordinación necesaria para practicar con eficacia las diferentes técnicas, iniciar al aprendizaje de los Katas básicos, iniciar a los conocimientos básicos de defensa personal, conseguir que el niño/a valore positivamente la actividad deportiva.

This entry was posted in . Bookmark the permalink.