post

Este taller anual se plantea en 3 fases que coinciden con los 3 trimestres del curso. La primera de ellas, que se desarrolla entre los meses de octubre y diciembre, está basada fundamentalmente en el trabajo de dinámicas de grupo que inciden de forma directa en aspectos básicos para la educación del niño/a tales como: la cohesión grupal, la autoconfianza, la pérdida de la vergüenza, la expresión de los sentimientos, las habilidades expresivas, la educación emocional, la resolución de conflictos y la creatividad. Todos estos aspectos se trabajan en el taller a través de dinámicas y actividades de carácter lúdico en las que los niños/as adquieren dichas competencias, en muchos casos, incluso sin que ellos mismos sean conscientes de este aprendizaje.

En la segunda fase del taller, comenzaremos a centrarnos en aspectos más ligados a la propia práctica dramática, pero sin dejar de lado los aspectos ya trabajados previamente y que son básicos para mantener un ambiente de trabajo idóneo. En esta fase trabajaremos ejercicios de interpretación, dicción, concentración, improvisación, imaginación y expresión corporal. A través de role-playing y pequeñas maniobras o sketch, los niños/as podrán sacar a relucir todo su potencial interpretativo. De forma subyacente, este tipo de actividades buscan a su vez dotar a los niños/as de una competencia fundamental y muy poco trabajada en las aulas como es hablar en público.

En la tercera y última fase, se procederá al diseño y montaje de una representación de creación propia, que podrán disfrutar las familias como broche final del curso escolar.

Este taller se convertirá por tanto en un momento idóneo de disfrute destinado a que los más pequeños puedan dar rienda suelta a su expresión artística y su espontaneidad a la vez que interiorizan una serie de valores fundamentales y mejoran sus habilidades sociales.

This entry was posted in . Bookmark the permalink.